LA IMPORTANCIA DE LA GESTIÓN POR PROCESOS

LA IMPORTANCIA DE LA GESTIÓN POR PROCESOS

En el transcurrir de las labores diarias, muchos dueños de empresas y trabajadores enfocan sus tareas en concluir y entregar un producto bajo condiciones establecidas tanto por el cliente interno y externo, cabe resaltar la entrega del producto o servicio es el último paso del macro proceso. Es claro que para concluir el producto o servicio, las personas hayan tenido que ejecutar diversas actividades “cotidianas” que distan mucho de ser “procesos internos“. Aquí viene el detalle interesante y tal vez el inicio de un gran problema a futuro, que a muchas compañías les generan innumerables pérdidas del factor tiempo, monetarias, duplicidad de funciones y reprocesos. Estas actividades cotidianas no siempre son las adecuadas para llegar al objetivo final, son pasos que a veces son adoptados de experiencias anteriores, adecuados por trabajadores en cumplimiento de funciones; todos estos pasos y actividades con el pasar del tiempo sino se convierten en procesos adecuados, claros, ordenados y plasmadas a la medida de la organización, se perderán y ocasionaran por momentos una enorme “montaña de dificultades”.

 

La gestión por procesos es un conjunto de herramientas que deben plantearse siguiendo el patrón y la particularidad de la misma organización pensadas estratégicamente en un futuro, trazando metas reales y actividades para cada departamento, puedan ser acogidos por los trabajadores y fluya naturalmente desde el inicio de la actividad hasta el cierre, de tal forma que permita a los empresarios enfocar su atención en el “core business” o actividad principal del negocio. Un proceso debe ser diseñado para que perdure a lo largo del tiempo y se adecuen rápidamente al exigente y cambiante mercado. Tener una empresa ordenada garantiza la calidad y transparencia en todas las actividades, contrario a ello, el desorden inevitablemente generará el caos en algún momento.

Por lo tanto, la importancia de la gestión por procesos, radica principalmente en generar una cultura organizacional, mejora la comunicación interna y externa, crea un ambiente flexible al cambio y generar una buena imagen empresarial.

 

La empresa debe procurar hacer un alto en sus actividades cotidianas, para auto examinarse, evaluar en que estamos marchando bien, continuar en ese rumbo y en qué debemos mejorar, tomando acciones rápidas para evitar que el caos ingrese en su organización.

Deja un comentario